Antes de empezar a escribir este post, hemos intentado empaparnos bien sobre el tema. Hemos preguntado a barberos y a clientes, hemos hecho varias encuestas a nuestros seguidores en las redes sociales y queremos dejar claro que en todo momento damos nuestra opinión, y, en todo caso, como espectadores de unos problemas que escuchamos día a día y que afectan a gran parte del sector de la barbería.

La barbería low cost no es nueva en nuestro país, lleva muchos años. Hace años como salones uni-sex y ahora como barberías para caballeros. Lo único que cambia es el poste de barbero. En estos locales puedes cortarte el pelo por unos 4 euros, afeitarte por 3 euros o teñirte por 5 euros. ¿Cómo es posible que esto sea así si a mi me cobra el barbero 14 euros por cortarme el pelo y arreglarme la barba por 8 euros? Unos precios bastante aceptables para el tiempo que estoy en la barbería y que el barbero, un profesional cualificado, cuida todo detalle y emplea una media de 40 minutos entre cortar, lavar y peinar, más otros diez minutos para mi barba. Esto suma unos 50 minutos, si le sumamos la luz y el alquiler del local… Un precio más que aceptable… ¿Qué hace una barbería low cost para poder tener abierto su negocio y no tener pérdidas? A mi no me salen las cuentas. ¿Y a ti te salen?

Muchos barberos con varios años en el sector se quejan de que no hay una legislación adecuada, no hay ningún título homologado ni requisito estricto parar abrir una barbería o trabajar en ella. “Da lo mismo ser barbero que charcutero”. En muchas ocasiones se trabaja mucho y mal, cobrando sueldos malos o malísimos y no facturando como se debe. Locales pequeños, con condiciones pésimas, sin luz adecuada ni ventilación. Condiciones muy negativas para estar durante todo el día trabajando. Esto afecta al gremio y al cliente, a nosotros. A todos. ¿Quizás se debería tener regulada una barbería igual que lo está un estudio de tatuajes? Teniendo estrictos controles sanitarios, mantenimiento de cuchillas de las navajas, ventilación adecuada, etc… Nosotros pensamos que sí. Por el bien de los clientes y de la barbería.

Estas barberías low cost hacen que muchos clientes acudan día a día a ellas por sus precios tan buenos. ¡Me rapan y encima me lavan la cabeza! Para qué voy a ir a la barbería hipster esa de moda que lo único que hacen es cobrarme por la cara… Si y no, y en la mayoría de los casos es un NO. Te cobran por el servicio y porque en sus barberías hay ventilación, una luz adecuada y no estás hacinado y escuchando gritos.

Esta reflexión es la que debería servir para nuestros lectores que acuden al barbero, sea “low cost”, “medio cost“, o “alto cost“. Acudir al barbero por la calidad del servicio y no por el precio. Porque nadie da duros a pesetas, y porque te mereces un cuidado masculino de calidad. El gastarte más o menos depende de tu bolsillo, está claro, si ves que el barbero de moda tiene unas tarifas altas para tu bolsillo acude a otro diferente. Tenemos la suerte de vivir en uno de los países con más talento de Europa, y da pena que en muchos casos por no estar el oficio regulado y haber tanta competencia desleal, cobren muchísimo menos de lo que se merecen. ¿O acaso vale menos una hora de un barbero que una hora de un economista?

En los premios Soy Barbudo de finales de año queremos crear charlas y que se debata y mucho sobre este problema y muchos otros de la barbería en España, porque cuando hay un problema lo mejor es enfrentarse a él.

VOLVER A SOY BARBUDO

11 comentarios en “Barbería Low Cost ¿Estaré pagando más por la cara?”

  1. La barbería y la peluqueria por ser nuestro sector y por mucho cariño que le tengamos , no deja de ser un sector más en el entramado económico del país.
    Tiene los mismos problemas que cualquier otro,ni mas ni menos. Competencia desleal altos costo de producción (alquileres,consumo de energia, impuestos).
    Como en cualquier otro campo solo cabe la imaginación y la renovación continúa para mantenerse a flote.
    No hay fórmulas magistrales y lo que hoy puede ser el no va más mañana puede estar pasado de moda.
    No dejamos de ser un sector artesano lo que hace complicado fabricar en serie y más piezas de las que nuestras manos y nuestro tiempo dan de si.
    En cuanto a los precios, me reitero en decir que como en cualquier otro negocio es fruto de oferta y demanda, fórmula tan antigua como el comercio mismo. Admisible siempre que las reglas sean las mismas para todos.
    Misma titulación.
    Mismos impuestos.
    Mismo código de conducta.
    Todo es mejorable siempre.
    Un saludo.
    Vicente luis.

  2. Totalmente de acuerdo y que se empiece a visibilizar este problema por parte de publicaciones importantes ayuda y mucho. Porque al final a los autónomos no nos queda otra que tragar…. No soy hombre ni tengo barba, pero si puedo colaborar de alguna forma en vuestras charlas podéis contar conmigo! 😊😊😊

  3. Debería controlarse y poner un mínimo de precios general, algo que sea real. Hemos tenido una peluquería a dos puertas de nosotros que ha estado dos años con precios bajísimos, de sobra sabemos que no a podido pagar ni alquiler ni impuestos ni licencia de apertura… Ni come ella ni comemos nosotros… Se fue cuando el casero pudo echarlo, cogió todo el mobiliario y ahora estará tirando los precios en otro lugar… Si no nos ayudamos entre nosotros… Mal vamos.

  4. Sinceramente, lo q al profesional debería preocuparle no son las Peluquerías baratas, el precio normalmente va acorde con la calidad, el cliente q va por precio no es el cliente del verdadero profesional, el problema está en los altos impuestos q soportamos, con apenas IVA. q repercutir es una verdadera locura pagar un 21%, quien sería él lumbreras q decidió la subida del 8% al 21%, seguro q un calvo, si es cliente mío le pongo fino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *