Año nuevo, barba nueva.

Lo sé, tan sólo es Rock and Roll pero me gusta.

Soy Barbudo, lo supe desde el instante en que me dejé barba. Años hace ya de esto, raro ha sido verme sin pelo en la cara.

Soy Barbudo y lo repito pues, llevar o tener barba, es la diferencia entre querer ser y ser BARBUDO, en mayúsculas, que destaque señores. Somos marca registrada y cada uno elige cómo lucir su barba.

Nadie ha marcado un patrón clave para la barba y sin embargo, veo mucha distancia entre los que lucen barbas largas y los que optan por barbas de tres o cuatro días. ¿Existe realmente diferencia entre un barbón y una barba? Honestamente, no. Sencillamente se cuidan de forma diferente, nada que se salga de estas últimas cinco palabras debe marcar la diferencia entre barbudos.

Se presenta un año nuevo con trescientas y pico oportunidades para dejarte barba, más o menos larga, de tres días o tres meses pero, al fin y al cabo, es barba. Las tendencias actuales marcan patrones sobre la barba perfecta: más o menos larga, redonda para caras afiladas y afiladas para caras más redondas. Tú eliges.

No vamos a pararnos a hablar de lo que llevar barba supone, somos barbudos de corazón y por eso queremos acercaros la barba desde el minuto cero. Para muchos, justo después del último afeitado, ya sea por razones laborales o porque se te fue la mano perfilando tu mejilla y, para otros, porque os perdéis un poco a la hora de cuidarla.

Dejarse barba es como escuchar la discografía de los Rolling, el único truco es tener tiempo para disfrutar el proceso y dejarte llevar por las notas del mejor Rock and Roll que conocemos.

Probablemente pienses “¿para qué me voy a comprar productos para la barba si tiene una semana?”. Pues amigo, estás en el momento clave del proceso.

La barba se cuida desde cero, la piel de la cara no funciona como el cuero cabelludo, ¿o en tu rutina de cuidado matutino te lavas la cara con champú? No, buscas productos adecuados y buscas la mejor combinación para usarlos, pues con la barba, lo mismo.

El primer síntoma que notarás al dejarte barba es ese famoso picor del demonio ante el que todos hemos sucumbido alguna vez. En este punto lo mejor que puedes hacer es ayudar al pelo a “salir”. En mi caso, decidí hidratar la zona con una buena crema y con un cepillo de cerdas naturales peinar de la mejilla a la barbilla y no al revés, con esto conseguí direccionar el crecimiento del bello y suavizar la barba desde cero. En dos o tres días habrá desaparecido el picor y podremos pasar al siguiente paso.

Como barbudo iniciado verás que hay miles de productos para la barba. Todos son los mejores y todos prometen oro, yo también lo haría si tuviese que vender mi producto, obviamente.

No me voy a poner y decirte cuales son los mejores o los peores, simplemente investiga un poco y pregunta a otros barbudos, pregúntanos a nosotros, estaremos encantados de contarte nuestra experiencia y echarte un cable a la hora de elegir.

Al caso, que me pierdo. Ya tienes un cepillo, un aceite y un jabón para la barba. Podemos empezar. A mí me gusta lavar mi barba cuando me ducho, aprovecho y le doy un masaje con la yema de los dedos para estimular el crecimiento, si bien, esto puedes incluirlo en tu rutina mañanera. Tardarás poco y, acto seguido, secaremos la zona. Nunca te frotes la barba con la toalla, todo lo que ganes cepillando la zona lo tiras por la borda si haces esto. Deja que la toalla absorba el agua y al finalizar, hidrata y masajea con tres o cuatro gotitas de aceite, se trata de una barba corta y no hace falta que la ahogues, además, corres el riesgo de generar un exceso de grasa en la piel que puede jugar en tu contra.

Sencillo, ¿verdad? Se trata de un proceso fácil que iremos repitiendo día tras día durante este primer mes, buscando preparar el bello facial para un crecimiento fuerte y cuidado.

Cómo último consejo si buscas una barba frondosa, dale un poco de tiempo antes de empezar a darle forma y por supuesto, cuando decidas hacer esto, ve a visitar a tu barbero, el estará encantado de aconsejarte y ayudarte a mejorar tu decisión.

Somos Barbudos, con más o menos barba y, por eso, este DOS MIL DIECIOCHO nos dejamos barba contigo!

Mucho Corazón Barbudo para todos y nos vemos en Febrero 😉

Alex Nrolla 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *